BMW M1 deportivo

Uno de los deportivos más fascinantes de finales de la década de los 70, cuando Lamborghini firmó un acuerdo con BMW para construir el primer y único BMW de producción en disponer de motor central trasero.

En 1972 se creó BMW MotorsportGmbH, una subsidiaria de la marca alemana enfocada en el mundo de la competición. Al principio, esta compañía centró sus esfuerzos en modificar modelos de serie para convertirlos en autos de carreras. Sus primeros éxitos fueron el BMW 2002 y el BMW 3.0 CSI.

Características técnicas

Motor de 6 cilindros en línea, de 3.500 cc con  cuatro válvulas por cilindro,470 caballos de potencia, y 329 Nm de torque le permitían acelerar de 0 a 100 km/h en 5,6 segundos, asociado a una transmisión mecánica de cinco velocidades. Podía alcanzar una velocidad máxima de 264,7 km/h.

Procar

Se denominaba BMW M1 Procar y tan solo se ensamblaron cuarenta unidades, destinadas a competir en una copa monomarca denominada BMW M1 ProcarChampionship. Entre sus méritos, estuvo el reunir algunos de los mejores pilotos de la época, como por ejemplo, Nikki Lauda, Nelson Piquet y ClayRegazzoni. Sin embargo, esta competición se desmanteló dos temporadas después de su creación.

Construcción

El diseño fue obra de Giorgio Giugiaro, sobre la base del BMW turbo con puertas de “alas de gaviota” de 1972, creado por el diseñador de BMW Paul Bracq.

Lamborghini no pudo cumplir con su parte del compromiso adquirido con BMW MotorsportGmbH para construir el M1 y la necesidad de fabricar 400 unidades en dos años puso en un serio aprieto a la marca alemana. Finalmente, se optó por una solución un tanto compleja, aunque se consiguió el objetivo.

El bastidor lo construía Marchesi y de la carrocería de plástico reforzado con fibra de vidrio, se encargba T.I.R., ambas ubicadas en Módena (Italia). De ahí, pasaban a ItalDesign, la empresa del diseñador Giorgio Giugiaro, donde se ensamblabas las dos piezas y se añadía el equipamiento y revestimientos interiores.

Los componentes mecánicos se montaban en StuttgartBaur, una firma alemana especializada en construir autobuses, se encargaba de esta parte del proceso de construcción. Así que cada unidad, antes de ponerla en marcha por primera vez, tenía tras de sí un buen bagaje de kilómetros.

Las dimensiones 4,36 metros de largo, 1.82 metros de ancho, 1,14 metros de alto y una distancia entre ejes de 2,6 metros, su peso en vacio era de tan solo 1.300 kilogramos.

Interior

El interior de la M1 era típico de los autos deportivos de la década de 1970 y algo lujoso para la época. Los asientos deportivos venían envueltos en tela y cuero, un diseño que se compartía con los paneles de las puertas. Una enorme consola central separaba los asientos e incluía un pequeño compartimiento de almacenamiento, la palanca del freno de mano, la palanca de cambios y varios botones e interruptores.

Un tablero de instrumentos simple proporcionaba todos los datos esenciales para el conductor, mientras que la consola central consistía en interruptores de aire acondicionado y la radio estándar con reproductor de casetes. Por supuesto, no hay nada dramático en el interior de la M1, pero ese era el estándar para los superautos de finales de la década de 1970. Además de eso, tanto el espacio libre como el espacio para las piernas eran muy restringidos. Todos los ejemplos de ruta vinieron con un interior predominantemente negro y BMW no ofreció ninguna de las opciones de personalización disponibles en la actualidad.

Los datos

En otoño de 1978, durante la celebración de la 64 edición del Salón del Automóvil de París, el BMW M1 fue exhibido con un éxito rotundo, fue la estrella indiscutible del evento. El comentario unánime de la prensa prácticamente fue el mismo.

El precio de salida del BMW M1 fue exactamente de 100.000 marcos alemanes. Para hacernos una idea del poder adquisitivo de aquella cantidad en 1978, con ese dinero se podía adquirir 4 modelos de gama alta de la firma alemana.

Video

Entradas relacionadas

Comentar