BMW 700, el salvador

En julio de 1958 el ingeniero Wolfgang Denzel presentó a la Junta de Administración de BMW, un modelo creado por el diseñador italiano Michelotti. Sobre éste recayó la decisión, ya que tal y como estaba concebido permitía fabricar un berlina de dos puertas y un coupé.

El BMW 700 fue el primer BMW con carrocería monocasco. Con este concepto se consiguió disminuir el peso en 30 kg, agilizar el proceso de producción y disminuir costes de fabricación. En su diseño frontal no cuenta con la parrilla dividida de doble riñón distintiva de la marca.

El 700 fue un éxito de ventas en un momento en que BMW estaba cerca de la ruina financiera. El 700 también tuvo éxito en su clase en el automovilismo, tanto en su forma de valores y como la base de una carrera especial llamado 700RS.

Características técnicas

El motor era de dos cilindros e iba situado en la parte trasera. Desarrollaba una potencia de 30 HP a 5.000 rpm, permitiendo una velocidad máxima de 125 km/h. El BMW Coupé aceleraba de 0 a 90 km/h en 20 s y de 0 a 100 km/h en 30 s.

Diseño

Hicieron un gran trabajo en el aligeramiento del automóvil, que redujo el peso a menos de 600 kg o 1.323 lb a pesar de la longitud total del automóvil, 3.540 mm, proporcionando así las cualidades requeridas para una buena aceleración y rendimiento, la distancia entre ejes era un 25% mayor, pero el aumento del peso era solo el 14.5 %. Y a pesar de su baja altura, de tan solo 1.270 mm, el Coupé y de tener unas puertas que miden 93 cm de ancho contaba con un acceso inusualmente cómodo para un automóvil de esta clase.

Con el BMW 700, la marca bávara dejaba atrás su fatídica incursión en el mundo de los autos pequeños. No obstante, lo que más llamaba la atención de aquel modelo era su frontal: carecía de la parrilla que se había convertido en marca de la casa. No había rastro del más pequeño de los riñones dobles y la razón nada tiene que ver con su edad puesto que este icónico elemento apareció por primera vez en 1933 de la mano del BMW 303.

Tuvo dos versiones: el BMW 700 Coupé y el BMW LS Luxus, un modelo pensado para el pueblo y que, en consecuencia, era más asequible. Un año después de su presentación, BMW había puesto en las carreteras 35.000 unidades que representaban el 58% de sus ingresos: cinco años después llegaron a los 190.000 ejemplares y la marca respiró aliviada. El éxito global del BMW 700 había salvado a los bávaros de la quiebra.

Lo suyo era el automovilismo: el BMW 700 Coupé.

Las cualidades deportivas del BMW 700 Coupé fueron evidentes desde el principio, poco después del comienzo de la producción en julio de 1959: los primeros coupés fueron vistos en la pista antes de fin de año, por ejemplo en el Sahara-Lappland. En 1960, el rápido Coupé de BMW trajo a casa medallas de oro y títulos, y Hans Stuck volvió a ganar el Campeonato Alemán de Escalada en la montaña al volante de un BMW 700 a la edad de 60 años.

Este paquete deportivo se completó con una caja de cambios deportiva opcional y una suspensión aún más dura con amortiguadores más firmes y una barra de torsión antibalanceo. El motor, a su vez, era suficiente para acelerar a 100 km/h en poco menos de 20 segundos y una velocidad máxima de 135 km.

Video

Comentar