BMW 328 Touring Coupe Mile Miglia

El BMW 328 fue un automóvil deportivo fabricado por BMW entre 1936 y 1940, diseñado por Fritz Fiedler. Con muchas características adelantadas a su época, como un chasis tubular de ingeniería espacial y un motor de cámara de combustión hemisférica.

El BMW 328 ganó muchas carreras, incluida la Mille Miglia, una victoria en su clase en 1938 y el ganador absoluto en 1940. También ganó el RAC Rally en 1939 y quedó quinto en la general (primero en su clase) en el 1939 Le Mans 24 horas.

Un ejemplar de estos se encuentra exhibido en la sala House of Motor Sport del Museo de BMW de la ciudad de Munich en Alemania.

Características técnicas

Venia equipada con un motor de seis cilindros en línea de 130 caballos de potencia bajo el capó que alcanzaba una velocidad máxima de 220 km/h. Este motor tiene cámaras de combustión hemisféricas o de flujo cruzado. Las válvulas de admisión se abren mediante la disposición habitual de varilla de empuje de válvula superior de una leva lateral, varillas de empuje y balancines. Las válvulas de escape, en el otro lado de la culata, se abren mediante el mismo árbol de levas, varillas de empuje verticales, balancines, varillas de empuje horizontales y un segundo juego de balancines.

Diseño

El exclusivo BMW 328 había recibido su carrocería realizada por la marca milanesa Touring en 1939. El chasis, que llevaba grabado el nº 85368, consistía en una estructura tridimensional, mientras que su piel exterior era de aluminio. Esta carrocería "superleggera", o ultraligera, que llevaba el nº de turismo 2312 permitía a este coupé tener la aguja de la báscula en sólo 780 kilos.

Historia

En su primera aparición en las carreras, las 24 Horas de Le Mans de 1939, este deportivo se alzó con la victoria en su categoría y obtuvo un sensacional 5º puesto final, por delante de rivales considerablemente más potentes.

Era la victoria más significativa hasta la fecha de la joven empresa de producción de automóviles BMW. La victoria final se vio complementada por los puestos sobresalientes obtenidos por los 328 Roadsters, que llegaron en 3º, 5º y 6º lugares.

El modelo más famoso de entre este grupo exclusivo fue un BMW 328 Coupé, encargado en 1938/39 a los afamados carroceros Touring de Milán para competir en las 24 Horas de Le Mans, pues el reglamento ya permitía los modelos con carrocería cerrada.

La victoria en Le Mans vino a recompensar tantos esfuerzos. Los tres modelos de BMW 328 que competían en la prueba se alzaron con los primeros puestos de sus respectivas categorías, con el Príncipe Schaumburg-Lippe y Hans Wencher coronados con los laureles de la victoria a los mandos de lo que se dio en describir como un "automóvil capotado aerodinámico": el BMW 328 Touring Coupé.

El vehículo había demostrado ser considerablemente superior a sus rivales, con una velocidad media de 132,8 km/h, una cifra que batía el anterior récord en casi un 10%. Con el 5º puesto de la clasificación general, este BMW de elegante diseño sólo había cedido terreno ante deportivos mucho más grandes, propulsados por motores con una cilindrada de 3 a 4,5 litros.

En 1940, la Mille Miglia, la carrera automovilística más famosa y agotadora del mundo, se volvía celebrar, esta vez en un nuevo circuito, después de una interrupción de un año a causa de un terrible accidente durante la edición de 1938.
En vez de atravesar las ciudades y pueblos de camino entre Brescia y Roma, el nuevo circuito se parecía más a una pista de alta velocidad, por las carreteras bien asfaltadas de Brescia, Mantua y Cremona.

BMW consiguió producir cinco modelos 328 especiales con carrocería ligera para esta prueba, conocida como el "1º Gran Premio Brescia delle Mille Miglia", que partió de Brescia el 28 de abril de 1940. Tres de los BMW eran deportivos descapotados, otro era un coupé aerodinámico desarrollado en Munich y el quinto, el modelo que había triunfado en Le Mans.

Los pilotos del BMW 328 Touring Coupé von Hanstein y Bäumer, se alzaron con una fenomenal victoria, a la increíble velocidad media de 166,724 km/h, una marca mítica en la historia del automovilismo internacional que sobrevive hasta nuestros días. Ningún otro automóvil en la historia deportiva de BMW ha tenido una repercusión más duradera y colorista.

Comentar