Autos “Ute”: Holden Sandman (o cosas que solo encuentras en Australia)

Luego de muchos años de espera y expectación por fin podemos ver en las salas de cine la cuarta entrega de Mad Max, una de las franquicias más admirada entre los aficionados al mundo del motor debido a las originales y extremas modificaciones sufridas por los vehículos que figuran en estas películas.

En la película original de Mad Max rodada en Australia en 1979, pudimos ver a un jovencísimo Mel Gibson a los mandos del todopoderoso Ford Falcon XB modificado con un V8 turboalimentado y una suspensión rebajada especialmente para tener un desempeño en carretera para dar caza a los Dragsters y las Kawasaki “envenenadas” de los malos.

 

Gracias a esta película, muchos de nuestra generación crecimos admirando esas “rarezas” automovilísticas que solo son diseñadas y comercializadas en Oceanía -aunque hay registros de limitadas exportaciones a Sudáfrica y el Sudeste Asiático- y queriendo ponernos a los mandos de estas bestias en un viaje sin rumbo por el Outback australiano.

 

Toda esta exposición a la ficción ha motivado a mucha gente a investigar acerca de las variantes para Oceanía de los modelos diseñados por los grandes fabricantes de autos, así como las marcas propias de las antípodas, entre las cuales podemos mencionar  a Holden.

 

Si bien Holden es una división australiana y neozelandesa de GM, la particularidad de sus modelos y la adaptación de la mayoría de sus productos al mercado local hacen que la marca no tenga modelos equivalentes en otras divisiones de GM en otros lugares del mundo. Uno de esos modelos es el Sandman.

 

El Holden Sandman de primera generación pertenecía  al tipo de auto llamado “Ute” (contracción de utilitario), una especie de pickup con cabina carrozada trasera basada en sedanes o berlinas de tamaño completo, algo así como un Chevrolet “El Camino” con cabina trasera de fibra de vidrio.

Aunque la intención original de las “Ute” era ser usadas como vehículo comercial o de transporte, pronto se hicieron muy populares entre jóvenes, surfistas, familias jóvenes aficionadas al camping y a todo aquel que disfrutase de largos viajes por carretera y quisiera poder pernoctar en su propio auto.

En la película Mad Max de 1979 pudimos apreciar como Max Rockatansky (Mel Gibson) usaba un Sandman como auto familiar y en momentos cuando dejaba estacionado el fenomenal Interceptor especial de persecución.

Conforme entraban los años 80, este segmento de panel vans basadas en sedanes comenzó a perder terreno y popularidad a favor de los todoterrenos y minivans, según los gustos o requerimientos de los conductores. De este modo los “Ute” fueron desapareciendo de las calles y vendiéndose cada vez menos hasta desaparecer del todo en los años 90.

El renacimiento de un segmento

No sabemos si es por la influencia de la moda Hipster o si es que tenemos que asumir que la estética en el diseño es cíclica, pero los antiguos conceptos se están retomando en el sector automotriz y Holden se sube a esa ola con el Remake del Sandman.

Una vez más vemos en las carreteras de Australia la llamativa silueta de los Utes, pero con el aire contemporáneo y líneas refinadas recién salidas del departamento de diseño de GM para Oceanía.

El nuevo Sandman para muchos es una oda al mal gusto y a un segmento sin cabida en las carreteras y ciudades, pero para otros significa reencontrarse con una época dorada donde el surf, la libertad y el verano sin fin regían la vida y los sueños de muchos jóvenes. Hoy esos jóvenes son adultos de edad mediana, con buen poder adquisitivo y ganas de recordar los buenos tiempos al volante de un nuevo auto.

sandman-2015

El Sandman es ofrecido con dos carrocerías diferentes (pickup y panel van “Ute”) con dos niveles de acabados y equipamiento:  

SV6:

Motor de gasolina de 6 cilindros en V de 3.6 litros y 280 CV

Caja manual de 6 velocidades

Consumo de 9 litros a los 100 km (mixto carretera-urbano)

SSV:

Motor de gasolina de 8 cilindros en V de 6 litros y 350 CV

Caja automática de 6 velocidades

Consumo de 11.5 litros a los 100 km (mixto carretera-urbano) 

Equipamiento común a ambas versiones:

Llantas de aleación de 20 pulgadas

Sistema de entretenimiento y navegación compatible con unidades móviles con Bluetooth y dispositivos Apple y Android

Guardabarros en  negro mate

Calcomanías conmemorativas vintage Sandman

Tapicería y alfombras con emblema conmemorativo Sandman

Si bien la idea de rebeldía, libertad y pasión por los espacios abiertos se mantiene en la encarnación contemporánea del Sandman, los 40.000 $ de precio de partida hacen que el comprador promedio no sea precisamente un Hippie que busca encontrarse a sí mismo en un viaje si fecha de retorno a las llanuras Australianas.

Entradas relacionadas

Comentar