Austin Morris 1000

austin morris 1000

Hay tantas marcas de automóviles que se han perdido con el tiempo, que es difícil de recordar todas y cada una de ellas. Una de esas marcas que se fueron para nunca volver fue la británica Morris Motor Company, una compañía clásica que llegó a ser la más vendida de Reino Unido en 1924.

Hoy en día no existe, pero eso no quita que nos haya dejado modelos épicos como el Austin Morris 1000 o Austin Morris Minor 1000. Un vehículo que podríamos considerar incluso una de las fuentes de inspiración del Mini. Y ahora veremos por qué.

Alec Issigonis: del Austin al Mini

En 1928 los coches pequeños estaban de moda y Morris no quería perderse ese barco. Por este motivo contrataron a Alec Issigonis, un ingeniero prometedor, y le dieron el control total del proyecto de la creación del Austin Minor. Y no desaprovechó la oportunidad.

La primera versión del vehículo, el Minor MM, vendió hasta 250.000 modelos y se convirtió en el coche por excelencia de Reino Unido. Si no tenía un MM, no era nadie. Y después vino el Minor Series II, con notables mejoras de motor y chasis e incluso de ventas. Casi 260.000 ventas entre 1952 y 1956.

Tras trabajar en estos dos modelos, Issigonis abandonó Austin Morris y se fue a BMC, que sería (en parte) uno de las empresas fundadoras de la marca Mini. ¿Pueden ver la inspiración en este modelo verdad?

Austin Minor 1000: la joya de la corona

En 1956 el Austin Minor MM fue actualizado al 1000 con una increíble mejora de motor (948 cc), de carrocería y actualizando todo el sistema de luces a la moda de la época.

El vehículo volvió a ser un éxito y se crearon hasta 2 versiones distintas del mismo:

  • Million Minor: 350 modelos especiales y de coleccionista para celebrar la venta de un millón de Austin Minor.
  • Minor 1000 ADO59: un nuevo motor, mucho más rápido (124 km/h) y una estabilidad impensable para un coche tan pequeño en 1962.

La decadencia del Austin Morris 1000

A finales de los años 60 parecía que ya los coches pequeños no estaban tan de moda. La producción cesó y Austin Morris se dedicó a crear otro tipo de vehículos, a pesar de que las ventas del Minor habían llegado hasta casi 1,7 millones.

Finalmente fue reemplazado por el Morris Marina, un pequeño clon del Ford Escort que nunca llegó a triunfar. Además, el auge de la marca Mini comenzó a quitarle gran parte del pastel del mercado de los coches pequeños, por lo que no les quedo otra cosa que abandonarlo.

Se podría decir que la decadencia de la marca Austin Morris fue de la mano con la del Austin Minor 1000, ya que a partir de este modelo jamás volvieron a convertirse en referentes en el mercado.

¿Se compraría un Austin Morris 1000?

Hoy en día todavía se pueden encontrar muchos modelos de estos coches, sobre todo por tierras británicas. ¿Qué le parecería poder conducir uno? ¿Y tenerlo? Si usted es de los que aman los clásicos pequeños y compactos, le aseguro que se enamorará al instante de esta pequeña joya.

Entradas relacionadas

Comentar