Audi R8 2019

La nueva versión no ha cambiado la fisonomía sustancialmente, solo se han ajustado algunos retoques muy interesantes en el frontal y la zaga. Gracias a estos retoques se ha actualizado y luce con un aspecto que levanta más pasiones.

Se refresca para mantenerse vigente ante una competencia que se renueva constantemente. En sus dos carrocerías disponibles Coupé y Spyder recibe cambios que se vienen para el 2019.

Características técnicas

Audi R8 conserva su motorización V10 5.2 FSI, atmosférico, que tiene algunos pequeños cambio para mejorar la potencia que entrega 570 hp y en la versión más poderosa eroga 620 hp, lo cual representa un aumento de 30 hp y 10 hp, respectivamente. No sobra recordar que la tracción quattro viene de serie.

Las prestaciones son mejores que en los modelos anteriores, pues el Audi R8 V10 quattro acelera de 0 a 100 km/h en 3,4 segundos y alcanza 324 km/h de velocidad máxima (3,5 s y 322 km/h en el Spyder), cifras que mejoran a 3,1 segundos y 331 km/h en el R8 V10 Performance quattro (3,2s y 329 km/h en el Spyder).

Audi ha modificado la suspensión para mejorar la estabilidad y precisión en curva. Asimismo, ha recalibrado la asistencia eléctrica de la dirección, tanto en la dirección de serie, como en la opcional de desmultiplicación variable (a la que Audi llama «Dirección dinámica»), con el objetivo de que esta transmita mejor el agarre de las ruedas y de hacerla más precisa.

También hay mejoras en el control electrónico de estabilidad (ESP) y gracias a ello Audi dice que el R8 V10 perfromance quattro se detiene 1,5 metros antes que el R8 V10 plus de 2015 en una frenada desde 100 km/h. Desde 200 km/h, la distancia de frenado se reduce en hasta cinco metros. Los discos de freno de fundición de hierro que vienen de serie se pueden sustituir por unos construidos con materiales cerámicos, que permiten un uso más intenso con una disminución de su rendimiento mucho menor.

La barra estabilizadora delantera puede estar hecha, en opción, en polímero reforzado con fibra de carbono (CFRP) y aluminio, lo que reduce el peso en dos kilogramos con respecto a la de serie.

Diseño

En el frontal del Audi R8 llama la atención la nueva parrilla (más ancha y baja), junto con unas entradas de aire rediseñadas y unos faros más estilizados. Atrás también se modificó la forma de los escapes y el diseño del difusor, al tiempo que se ha actualizado el estilo de los rines (de 19 o 20 pulgadas) y se podrán agregar paquetes decorativos.

En el lateral también encontramos cambios con la llegada de unos faldones de nueva factura y un perfil más marcado a la altura de la puerta con un diseño afilado que ayudará en el aspecto aerodinámico. Pero sin duda las modificaciones más obvias se encuentran en su parte trasera. Tres paquetes exteriores disponibles permiten elegir un aspecto más o menos llamativo con elementos como llantas de titanio y acabado mate de hasta 20 pulgadas, faldones laterales, alerón posterior o las pinzas de freno en color rojo o gris.

Interior

En el habitáculo, las mejoras se han centrado en el diseño y la calidad de los acabados. Un inédito Pack ‘performance design’ permite elegir una tapicería de cuatro y Alcantara con pespuntes en azul e inserciones de fibra de carbono. En el plano tecnológico, el Virtual Cockpit se ha renovado con más funciones y el sistema de infoentretenimiento ha mejorado también la conectividad.

El habitáculo del biplaza alemán no presenta muchas innovaciones. La más destacada es la adopción de asientos tapizados en cuero y Alcantara en la versión performance.

Video

Entradas relacionadas

Comentar