¿Accidente de tránsito? mejor un buen arreglo que un mal pleito

En cuestiones de accidentes de tránsito encontramos diferentes tipos como ya lo hemos visto en artículos anteriores.

También hemos visto  causas de accidentes y lo que debemos tener en cuenta luego de un accidente de tránsito. Ahora veremos que es mejor, un buen arreglo que un  mal pleito en un accidente de tránsito.

Documentación

Es indispensable llevar siempre en el auto la documentación completa: pase, SOAT, revisión tecno mecánica, licencia de conducción y cedula. No importa si la distancia a recorrer es corta o si es un viaje de varias horas, siempre debe tener los documentos y todo debe estar al día.

Tenga en cuenta siempre sus documentos, en algunas ocasiones se pierden el día del accidente de tránsito, una vez el agente haya terminado con la diligencia solicite le sean entregados nuevamente.

Durante la conducción

La mejor herramienta para prevenir los accidentes de tránsito es conocer y respetar las normas de transito. Esto es fundamental, en el momento en el que infringimos una norma de transito por desconocimiento o por voluntad propia, irremediablemente estaremos involucrados en un accidente de tránsito.

Aunque contemos con muchísima suerte, pues en repetidas ocasiones adoptamos la conducta de pasar por alto las normas de transito, o realizamos una conducción temeraria lo más seguro es que protagonizaremos un accidente.

Si no conservamos la distancia de seguridad, no nos detenemos en el pare, en el semáforo en rojo, o si adelantamos en curva o en donde está prohibido tal vez llegue el día en el que ya no tengamos la suerte y choquemos o atropellemos a alguien.

En el lugar de los hechos

Como vimos en el artículo existen tres tipos de accidente según la escala de gravedad, solo daños, con heridos y con muertos  o una mezcla de ellos.

En un accidente de tránsito pueden ser necesarios diferentes servicios, ambulancia en caso de lesionados, bomberos y la atención de los agentes de tránsito.

Recuerde que prima ante todo la vida de las personas, prestar la atención médica adecuada para las víctimas del accidente es lo primero que se debe hacer.

Es apenas normal que ante este suceso los conductores se muestren alterados, trate de conservar la calma ante todo, documéntese muy bien sobre la situación, hágase a un lado y mire como quedaron los vehículos, indague a su contraparte sobre lo sucedido y analice muy bien la situación buscando establecer la razón del accidente y cuál puede ser la hipótesis que puede anotar el agente de tránsito y en caso tal trate de esclarecer la situación.

Procedimiento de tránsito

Los agentes de tránsito proceden a solicitar a los conductores la documentación completa de los vehículos, escuchan cada una de las partes implicadas, en caso de requerir ambulancia se solicita y se brinda atención a los lesionados.  Aseguran el lugar y proceden al levantamiento del croquis o informe de transito, tomando los datos de los conductores, vehículos y realizando un dibujo con las respectivas medidas de la posición de los vehículos.

En los choques simples o de solo daños puede ser muy fácil establecer la culpabilidad, basta con mirar el lugar de los hechos, revisar las señales de tránsito de piso y en pie para determinar alguna conducta  que llevó al accidente como el hecho de conservar la distancia de seguridad.

Es mejor un buen arreglo que un mal pleito

En Colombia y no sé que otras partes del mundo las personas suelen evadir las responsabilidades frente a un accidente de tránsito, en ocasiones se dan a la fuga, mueven los vehículos para evadir el croquis y tratan de sacar el mejor partido de la situación.

En caso tal que los daños sean mayores se debe realizar el informe de transito para reclamar directamente a las compañías de seguros.

En caso de no llegar a algún acuerdo se debe ir a un centro de conciliación donde se requiera a las dos  partes para que lleguen a un acuerdo.

Es importante ser consciente de la situación, conocer el procedimiento de transito para proceder de la mejor forma. En caso de  que los daños sean leves se puede llegar a un acuerdo por parte de los dos actores del accidente. Si los daños son menores donde no aplica la póliza se puede conciliar con algún monto económico o garantía de reparación, en un taller por parte del afectado o del culpable.

Entradas relacionadas

Comentar

Una opinión
  1. Roberto dice:

    Respecto del título: debe decir “mejor un mal arreglo que un buen pleito”… en función del tiempo invertido, ya que un mal arreglo termina muy rápido (con poco beneficio), pero un buen pleito significa ganar, pero después de años de tribunales y gastos, que termina siendo de costo altísimo (costo no necesariamente en dinero).