Sistema antibloqueo de frenos (ABS)

El sistema antibloqueo de frenos o frenos antibloqueos proviene de la sigla alemana ABS que significa AntiBlockierSystem y se trata del dispositivo que probablemente más situaciones de riego evita entre los conductores, ofreciendo la constante capacidad de controlar la dirección durante una frenada fuerte y, gracias a los años de perfeccionamiento de su tecnología, reduciendo la distancia de frenado.

En un principio, durante los años 70s, el sistema antibloqueo de frenos fue desarrollado para aviones, que necesitan una fuerte frenada para aterrizar en tierra. Unos años después, se llevó el sistema a los automóviles para que pase a ser uno de los elementos fundamentales dentro de lo que es la seguridad activa (la encargada de reducir las chances de sufrir un accidente). De todos modos, el sistema apareció en los años 60s como un artefacto mecánico, para luego convertirse en un sistema electrónico a finales de los 70s y durante los 80s.

abse-2

¿Para qué se utiliza el ABS?

El principal objetivo con el que cuentan los frenos es el de reducir la velocidad a la que se desplaza el vehículo y así lograr que las ruedas dejen de dar vueltas. Pero, por más que el coche frene, la inercia hace posible que el mismo siga en movimiento por más que las ruedas estén paradas por completo. Esto genera un problema importante ya que si las ruedas no giran y  el vehículo sigue en movimiento, no tenemos control sobre la trayectoria que éste está trazando.

Si al frenar bloqueamos las ruedas delanteras, carecemos de control sobre la dirección y, por más que giremos el volante hacia un lado o hacia otro, no podremos dirigirnos hacia donde queramos (para esquivar otrvehículo, evitar un impacto con un peatón que nos sorprende, etc.). El vehículo responderá a la trayectoria que la inercia le indique en ese momento, así que puede continuar recto, girar hacia una zona segura o terminar en una situación mucho más comprometida; puede suceder de todo.

Resultaría muy peligroso quedarnos sin dirección mientras conducimos, y es por eso que, para aumentar la seguridad activa de los vehículos, se comenzaron a desarrollar los distintos sistemas antibloqueo de frenos que existen hoy en día para garantizar que nosotros seamos los que dirigimos la trayectoria de nuestro automóvil.

¿Cómo funciona el ABS?

La idea de cómo funcionan los frenos antibloqueos es bastante simple. Cada vez que pisamos el pedal del freno, estamos empujando un líquido. Como son líquidos que no se comprimen, estamos transmitiendo esta presión a los frenos de las ruedas. Se puede dejar de bloquear las ruedas levantando un poco el pie del freno, para que vuelvan a girar.

El sistema se compone de unos grifos en el circuito de frenos denominados electroválvulas que luego de recibir la señal eléctrica desde la centralita del ABS, abren el paso de líquido a un canal distinto del de la rueda, de modo que el freno que hay en esa rueda se libere. Es decir, cuando presionamos el pedal se transmite líquido a la rueda para que frene, y cuando dejamos de presionarlo el líquido va hacia un lugar diferente, liberando presión.

La centralita, que es el cerebro del sistema, y las electroválvulas, que son quienes se abren y cierran para apretar o aflojar la presión del freno en cada rueda, son dos de los elementos del ABS. Para que la unidad de mando pueda saber cuándo abrir o cerrar las válvulas, toma esa decisión gracias a unos sensores que le indican si las ruedas están girando o no. Esos son los sensores de giro en las ruedas, y completan los componentes del sistema ABS.

Los componentes del sistema antibloqueo de frenos son:

  • Unidad de mando
  • Electrovásculas
  • Sensores de giro en las ruedas

La unidad de mando recibe constante información sobre la velocidad de giro que tiene cada rueda y, en el instante en el que una de ellas va a una velocidad menor, esto quiere decir que la misma está bloqueada o a punto de serlo, lo que genera que la unidad de mando otorgue la orden de quitar presión al freno en esa rueda para igualar la velocidad de giro con la que tienen las demás.

Cómo frenar con el sistema ABS

Para frenar con el sistema ABS de un vehículo hay que realizar lo mismo que en uno que no cuenta con él. En lo único que se diferencian estos frenos antibloqueos es en las frenadas extremas o de emergencia. Mientras que en un coche sin ABS hay que pisar el pedal a fondo, soltar el pedal un poco para girar el volante, esquivar el obstáculo y volver a pisar el freno una vez superada la esquiva,  en un vehículo con ABS sólo hay que pisar el freno a fondo y dejar que el sistema trabaje durante una frenada entera para que sea el sistema el que “suelte” el freno lo suficiente para evitar el bloque y permitir que el conductor maniobre el vehículo, lo que permite un vehículo con ABS es esquivar un obstáculo mientras frenamos con todas nuestras fuerzas.

Mantenimiento del sistema ABS

Cada fabricante tiene un programa de mantenimiento en particular, pero por lo general podemos decir que lo más importante es cambiar el líquido de frenos cada al menos 2 años (averigua tu situación particular).

El ABS es, además, un sistema que sirve como base de muchos otros sistemas que utilizan sus sensores para tomar decisiones. Añadiendo algunos elementos se puede convertir el ABS en un control de estabilidad, control de tracción, entre otros.

Entradas relacionadas

Comentar

Una opinión

Trackbacks

Check out what others are saying about this post...
  1. […] de impacto en las cuatro puertas, 6 Air Bag (conductor, pasajero, cortinas laterales, laterales, ABS con EBD (es un ABS con distribución electrónico de frenado), BAS (sistema de asistencia de […]