Distribución electrónica de frenado (EBD)

La distribución electrónica de frenado es un sistema conocido como EBD o EBS según los distintos fabricantes y se encarga de repartir la frenada, determinando cuánta fuerza se puede aplicar a cada rueda para detener al vehículo en una pequeña distancia y sin que se descarrile o descontrole. Forma parte de la seguridad activa y, como muchos otros sistemas del vehículo, utiliza los sensores del ABS para hacer sus cálculos.

Las ruedas del coche no tienen repartido uniformemente el peso que soportan. Por eso, las ruedas que soportan un mayor peso, necesitan de mayor presión para lograr una buena frenada. Se necesita saber que, la carga del vehículo se mueve, y por lo tanto, hay un cambio de fuerza y de potencia en la rueda. El EBD se encarga de detectar todo esto de manera instantánea y cambia los valores de potencia y fuerza en ese mismo momento.

Para qué se utiliza el EBD

Gracias a su regulación electrónica, la distribución electrónica de frenado aumenta la seguridad de los rígidos y de las plataformas de remolque o semirremolque. En conjunto con los frenos auxiliares y de rueda, trabajan para mejorar la eficacia y la seguridad. Muchos camiones con suspensión neumática los incluyen de serie y puede verse también en ciertas aplicaciones con ballestas junto con el sistema EBS.

Enumeramos los componentes que hacen funcionar al EBD:

  • Sensores de velocidad
  • Válvulas moduladoras de fuerza de frenado
  • Unidad de control electrónico (ECU)
  • Sensor de guiñada

Supongamos que el vehículo comienza a subvirar, entonces el freno trasero interno se activa para aumentar la rotación del coche. Y si en cambio, el coche comienza a sobrevirar, el freno trasero externo se activa para reducir la rotación del vehículo.

¿Cómo funciona el EBD?

Cuando un vehículo frena, su peso se mueve hacia adelante. En un vehículo cuyo motor es delantero, el peso en eje delantero se ve aumentado, y a su vez la adherencia de los neumáticos delanteros, mientras que los neumáticos traseros reducen su adherencia. Como pierden adherencia, las ruedas traseras se deslizan, lo que genera movimientos en trompo.

En esta situación, toma lugar el EBD, con una unidad de control electrónico (ECU) que determina la relación de deslizamiento que le corresponde a cada neumático individualmente. Si la ECU recibe como información que las ruedas traseras corren peligro de deslizamiento, se aplica una menor fuerza (o mayor) sobre ellas mientras que mantiene la fuerza que se la aplica a las ruedas delanteras.

Cuando el coche está frenando en una curva, mientras gira, las ruedas exteriores del vehículo giran más velozmente que las ruedas interiores. Si la fuerza de frenado que está aplicándose sobre las ruedas internas es alta, entonces pueden bloquearse, crear sobreviraje y perder el control. El EBD funciona detectando el deslizamiento de las ruedas interiores y reduce la fuerza de frenado en ellas, sin reducir la fuerza sobre las ruedas exteriores.

Entradas relacionadas

Comentar

Una opinión

Trackbacks

Check out what others are saying about this post...
  1. […] en las cuatro puertas, 6 Air Bag (conductor, pasajero, cortinas laterales, laterales, ABS con EBD (es un ABS con distribución electrónico de frenado), BAS (sistema de asistencia de frenado), TCS […]